Tenéis que exigirnos que seamos santos | Hamilías 24/05/2018

Evangelio según san Mateo (26, 36-42):

Jesús fue con sus discípulos a un huerto, llamado Getsemaní, y le dijo:
«Sentaos aquí, mientras voy allá a orar».
Y llevándose a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, empezó a sentir tristeza y angustia.
Entonces les dijo:
«Mi alma está triste hasta la muerte; quedaos aquí y velad conmigo».
Y adelántandose un poco cayó rostro en tierra y oraba diciendo: «Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz. Pero no se haga como yo quiero, sino como quieres tú».
Y volvió a los discípulos y los encontró dormidos.
Dijo a Pedro:
«¿No habéis podido velar huna hora conmigo? Velad y orad par ano caer en la tentación, pues el espíritu está pronto, pero la carne es débil».
De nuevo se apartó por segunda vez y oraba diciendo:
«Padre mío, si este cáliz no puede pasar sin que yo lo beba, hágase tu voluntad».

Hermanos del Amor Misericordioso

Los Hermanos del Amor Misericordioso son una comunidad católica cuyo carisma es vivir y transmitir la confianza filial en Dios, abandonados a su Providencia, en todos los aspectos de su vida, así como la cercanía y ternura del Amor Misericordioso de Dios por los hombres.
Son la sección masculina de las Hijas del Amor Misericordioso, reconocidas como Asociación Pública de Fieles en Madrid, en el año 2007.
Hermanos del Amor Misericordioso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *