La importancia de la obediencia 🙋‍♂️ | Hamilías

Hamilía del 29/12/17
La obediencia ante Dios ha sido siempre preludio de alegría, aunque costara mucho.

Evangelio según san Lucas (2,22-35):

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: «Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones.» Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.» Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»

#HAMilías de cada Día por los Hermanos del Amor Misericordioso

Hermanos del Amor Misericordioso

Los Hermanos del Amor Misericordioso son una comunidad católica cuyo carisma es vivir y transmitir la confianza filial en Dios, abandonados a su Providencia, en todos los aspectos de su vida, así como la cercanía y ternura del Amor Misericordioso de Dios por los hombres.
Son la sección masculina de las Hijas del Amor Misericordioso, reconocidas como Asociación Pública de Fieles en Madrid, en el año 2007.
Hermanos del Amor Misericordioso

Latest posts by Hermanos del Amor Misericordioso (see all)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *