Creemos en un cadáver… resucitado… y que vive con nosotros (IV)

El cristianismo es una Religión que se basa en una experiencia personal, no en una filosofía, ni en un manual. Ni en costumbres. Las costumbres pertenecen al hombre, crea en lo que crea, y el manual ayuda después para aprender a vivir en clave de Dios en medio de un mundo de locos. Pero no se basa en el manual.

Pero la base de la vida cristiana no es aprenderse el catecismo, sino la experiencia personal de haberte encontrado no con un muerto, sino con un vivo. Y eso, descoloca. Entiéndeme ahora tú a mí. Si me he encontrado con un resucitado… ¿Cómo no lo voy a contar? ¿Qué quieres? ¿Que me calle? ¿Que lo viva en la “esfera privada” de mi vida? ¡Venga, de qué vas! ¡Seamos serios! ¡Tú tampoco te callarías! Y si te los has encontrado y te callas… amo mejor es que no te loa has encontrado en realidad.

Como digo, descoloca mucho encontrarte con un vivo cuando ese vivo estuvo muerto. Ahí, cuando tienes esa experiencia es cuando se tambalea todo tu mundo. La buena noticia es que se descoloca… para bien. Al contrario que cuando un vivo al que conoces, muere, que se tambalea tu vida para mal, hay una experiencia que da sentido al desconcierto de la muerte: es la experiencia de Cristo. Yo la tuve, y la tengo aún hoy, y es inexplicable. Lo cual no quiere decir que sea inventada o que no sea verdad. También son inexplicables los datos de audiencia de algunos programas de televisión, y ahí están. Con una diferencia: esta verdad de la que hablo es para todos los estómagos, no solo para unos cuantos. Pero por eso digo que entiendo a mis amigos que no creen en lo que creo yo, en lo que nos enseñaron de pequeños. Cristo no nos permite vivir de la fe de nuestros padres. No se conforma con eso. El encuentro es personal y si tus padres lo tuvieron, no es el que has tenido tú. Yo no vivo de la fe de mis padres, sino de la mía, porque es personal. Ha de ser un encuentro único e íntimo, una cita privada en la que de una misteriosa manera dos personas se conocen, se hablan sin palabras y se tocan no con sus manos, sino con sus corazones. Como dos enamorados que se miran o se leen sus cartas —con los WhatsUp hemos perdido bastante— y se dicen mucho más que lo se han escrito. Sí, se le puede conocer en un encuentro personal y, te digo más: muchas personas creen que tenemos fe solo los que hemos tenido una experiencia de dolor y que es un recurso psicológico. No se trata de eso. Cristo no es una aspirina que te tomas y se te va el dolor de cabeza. Cristo no es Prozac. Cristo, que vivió y sufrió una tortura y un asesinato, sabe de qué estamos hablando cuando hablamos de dolor. Y no nos receta Prozac. Cristo no tiene ni una receta ni una explicación. Cristo no se hizo hombre y murió ajusticiado para darnos una explicación, sino para compartir contigo la experiencia de un Dios que vive tu dolor, tu límite. No teniendo explicación, no deja de tener algo mucho más grande que una explicación: una brutal experiencia de amor que trasciende a todo lo vivido. Y esto, siento tan inexplicable como el propio dolor, es algo tan cierto como bueno, muy muy bueno. Demasiado bueno como para querer perdérselo. A los que lo hemos conocido nos duele que otros no. Nos duele incompresiblemnte, porque nos podíais dar igual, pero la propia experiencia de este amor se retroalimenta dándose y compartiendola.

Solo me queda decir algo sobre esto: dolor y muerte no son la última palabra sobre tu vida ni sobre la mía. La última palabra sobre mi vida es lo que vivió Cristo: Resurrección. También es para ti.

La próxima semana, hablaremos sobre como se puede dar ese encuentro personal de una vez por todas.

Gospa Arts
Síguenos en

Gospa Arts

Gospa Arts es una Plataforma de evangelización digital de producción y distribución de contenidos católicos escritos y audiovisuales.

Nuestro deseo es ser un altavoz de la evangelización digital del mundo hispanoy ofrecer y compartir proyectos en video de diferentes realidades de la Iglesia, que evangelicen fundamentalmente a través del testimonio cristiano, respondiendo así a la llamada a una Nueva Evangelización.
Gospa Arts
Síguenos en

4 replies on “Creemos en un cadáver… resucitado… y que vive con nosotros (IV)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *